Plantado

Está situado en la planta baja del moderno edificio de 13 pisos frente al mar. Al llegar al restaurante del Hotel Hyatt se percibe un aire ecléctico e internacional y a la vez cálido. Tal vez por la cocina integrada –cocina abierta, como le llaman– que deja ver los movimientos impecables de sus cocineros, las ollas colgadas, las mesadas inmaculadas y los platos que van saliendo sin prisa y sin pausa. El entorno gratifica con sus interesantes combinaciones de muebles, lámparas variadas, mucha madera, mármol, sillas cómodas y sillones rodeando las mesas desiguales.

Gran protagonismo ostenta el pequeño olivo con sus ramas hacia el tragaluz, que da luminosidad al ambiente, dispuesto en medio de la sala. Rodeando al gran comedor, se aprecia una hermosísima reja diseñada por la artista uruguaya Mane Gurméndez. Las letras en filigrana de hierro forman estrofas del poema El Mar no es más que un pozo de agua oscura de Idea Vilariño. Se trata de una de las tantas obras de arte contemporáneo que pueden encontrarse en el hotel.

Desde que abrió, hace un par de meses, el restaurante Plantado funciona con mucho movimiento. Llegan comensales del hotel y de afuera tanto al mediodía como de noche.

Se trata de un restaurante de autor. El chef, Federico Ferrari, es argentino y en su cocina se sigue la tendencia de concentrarse en los buenos ingredientes y cuidadas cocciones. Formado en Argentina, en el Instituto Argentino de Gastronomía, ha trabajado en el Hotel Hilton de Buenos Aires, en el Hotel Alvear y en los últimos tres años, en el Park Hyatt de la capital argentina. “Lo importante para mí es hacer las cosas bien desde el primer momento”, explica, “buscar el producto, tratarlo bien usando buenas técnicas de cocción y llevarlo a su máxima expresión”.

La idea es trabajar con productos locales, que la gente se sienta identificada con los ingredientes que conoce. Uno de sus diferenciales es el horno Josper, que se enciende temprano en la mañana y luego se utiliza para cocinar carnes, pescados y vegetales, en muchos casos en forma de ahumado.

Al mediodía la propuesta es un bufet de ensaladas y postres así como algún plato de pesca del día, carne, pollo, arroz, y pasta.

De noche los platos son más especializados. En la carta se ofrecen siete entradas, siete platos principales y siete postres.

Destacan los postres con dulce de leche, el chajá, arroz con leche, la crème brûlée, entre otras opciones más internacionales.

Aparte de Plantado, el hotel cuenta con el Bar Deli, que es una especie de market de delicatessen, donde se pueden adquirir productos panificados, croissants y pan de campo, aparte de poder tomar un buen café. A su vez, en el piso 13 está el Lounge 180, solo disponible para huéspedes que paguen un plus.

 

PLATOS

 

. Mollejas caramelizadas, puré de boniatos, salsa criolla y manteca de limón.

. Pulpo a las brasas, cremoso de calabazas ahumado con ensalada de maíz, arvejas, tomates confitados y alcaparras.

. Crème brûlée de dulce de leche.

 

Artículos Relacionados