Sedán Stroke Eight

Hace medio siglo Mercedes-Benz estableció un punto de referencia para la elegancia justo a mediados de la revolución de 1968: en enero de ese año, los sedanes Stroke Eight de las series con código de chasis 115 y 114 establecieron novedosos estándares estilísticos y técnicos. Los códigos hacían referencia a los tipos de motores que traían. Los vehículos identificados como W114 venían con motores de seis cilindros y los del código W115, con motores de 4 cilindros. En 1967 las instalaciones para la producción de esta nueva serie se organizaron en Sindelfingen, al sur de Alemania. Allí se fabricaron 1.100 vehículos con estos dos códigos de chasis, limitando la producción de estas instalaciones a solo seis modelos.

Los W114 y W115, de una gama inferior a la S-Class, fueron comercializados como modelos de la Nueva Generación, dándole a sus placas de identificación la denominación ‘/8’ (por razón de su año de lanzamiento: 1968), por lo cual recibieron el apodo alemán Strich Acht, que traducido al inglés significaba Stroke Eight (barra ocho). Estos fueron los primeros Mercedes-Benz de la posguerra en utilizar un nuevo chasis y no uno derivado de los modelos anteriores. Tanto los W114 como los W115, traían frenos de disco en las 4 ruedas. El formato de este nuevo chasis fue diseñado con una suspensión de ejes con brazos traseros de ‘oscilación diagonal’ y el eje delantero con rótula articulada. Este tipo de chasis se utilizó, a partir de ese momento, en todos los nuevos autos fabricados por la marca, hasta el desarrollo de la suspensión trasera multi-link en la década de 1980.

En noviembre de 1968 la línea de modelos del nuevo Mercedes-Benz sobresalió, aún más, con la llegada de los modelos coupés 250C y 250CE. Se trató de un estreno de gran prestigio. Después de todo, era la primera vez que la marca de la estrella de tres puntas ofrecía una versión coupé como una variante exclusiva en la clase intermedia. La tercera variante de carrocería Stroke Eight que se siguió en diciembre de 1968 fueron los sedanes con una larga distancia entre ejes y, más adelante, chasis para carrocerías especiales.

Los expertos estaban impresionados con el vehículo de larga distancia de dos puertas con su equipamiento interior de alta calidad, que incluía alfombras y un elegante revestimiento de madera en el tablero. La revista comercial auto motor und sport escribió: “El cupé también proporciona el nivel de comodidad que falta en el sedán. Se ofrece un toque de lujo en un paquete funcional a un precio aceptable”.

Técnicamente, el coupé se parece mucho al sedán. Su diseño, sin embargo, se distingue claramente del deportivo elegante de las cuatro puertas: las ventanas delantera y trasera son más planas que las del sedán y, junto con la línea del techo que es 45 milímetros más baja, se crea una silueta dinámica. También hay ventanas laterales sin marco y completamente retráctiles en la parte delantera y trasera. La eliminación del pilar B crea áreas generosas y abiertas. El parachoques redondea armoniosamente el estilo general, que se extiende hasta la sección de la rueda trasera.

La introducción de los modelos 250 C y 250 CE a fines del otoño de 1968 marcó el comienzo de una historia de éxito que continúa hasta hoy. El cupé Clase E actual de la serie de modelos C 238 avanza esta excelente historia al impresionar con su amplia gama de modelos y disfrutar regularmente de los mejores números de ventas cuando se trata de nuevas matriculaciones de autos deportivos en Alemania.

Artículos Relacionados