Casas con encanto

Es el tercer libro que publica María Noel Maissonave y, como el primero, llegó de casualidad. En este cuidado objeto con fotografías de Aldo Giovinetti y Silvia Corbesola, se retratan los rincones más bellos de casas particulares de Uruguay. Fue escrito por la hija de María Noel, Federica Bordaberry, que es periodista freelance, y por primera vez comparte un proyecto laboral con su madre.

En 2012 surge la ventana de los libros objetos para María Noel. Cuando viajaba solía traerse ejemplares cuidados de Nueva York, París, otros sitios, pero no imaginaba que un día ella misma tendría a cargo la publicación de libros de ese calibre. El primero fue Uruguay Endurance, un libro que repasa el auge de esta actividad y el gran éxito fuera de fronteras con los primeros premios ganados por representantes uruguayos en el Mundial de Enduro. María Noel estaba familiarmente vinculada con este deporte y decidió dejar registro de este mojón histórico en un libro de gran calidad. La iniciativa surgió ante la indiferencia de los medios locales cuando se da el logro del equipo uruguayo en Emiratos Árabes: ¡le habían ganado a los jeques! Armó un equipo de producción con los fotógrafos que siguen integrando sus proyectos, hizo los contactos de los entrevistados, recorrió haras, buscó la mejor luz para dejar esa huella en un gran libro.

Al principio no sabía cómo sería financiado. Empezó a trabajar confiando en que algún apoyo iba a aparecer. Y su pálpito se concretó cuando el proyecto interesó al gerente del Banco Comercial que terminó patrocinando no solo al libro sino también a la Selección Uruguaya de Enduro Ecuestre.

En las recorridas por los haras fue conociendo casas de campo extraordinarias. Llegó a lugares insospechados, y se fue enamorando cada vez más del interior del país. Con la idea de compartir la belleza de esas chacras y estancias surgió la idea del segundo libro: Casas de campo del Uruguay. Y en ese proceso, siguió conociendo otros lugares; le empezaron a ofrecer casas que estaban en la playa, o en ciudades.

Del segundo libro había hecho una edición limitada y la vendió completamente. Así se encontró con la posibilidad de encarar un tercer libro. Lo llamó Casas con encanto. “Ese título no me limitaba geográficamente. Y a este libro le di otra óptica, nos enfocamos más en la la historia de los dueños, el lugar y el porqué. Me siento tan plena y tan llena con cada libro”, cuenta María Noel vía telefónica desde Punta del Diablo. “En este momento estamos con mi familia en una de estas casas con encanto porque terminé muy amiga de la dueña”.

En el proceso de esta publicación se dio una circunstancia especial con la cual había soñado: trabajar con su hija. Federica Bordaberry tenía entonces 21 años, estudiaba comunicación y storytelling. Toda una experiencia para las dos que no olvidarán más.

María Noel habla con pasión sobre su trabajo: “Me gusta involucrarme, a veces tendría que aprender a soltar un poco más. No son solo casas, va mucho más allá. Conozco personas, recorro lugares que no conocería si no fuera por mis libros. La introducción de este libro la escribí el año pasado, fue prepandemia. Pero la leés hoy y es como si la hubiera escrito por la pandemia. Menciono revalorizar el pasado, las personas, la historia de cada lugar”.

Tiene muchos libros en la cabeza, pero hace un libro por vez, de modo artesanal, tomándose su tiempo. Cada libro le lleva unos dos años. El próximo será Hoteles con encanto, un ámbito que se ha visto golpeado últimamente, pero que sin duda tiene mucha belleza para mostrar.

 

Instagram: @marianoelmaissonave

Artículos Relacionados