Pía Bongoll

Hace diez años Pía Bongoll tenía 15 años y vivía tranquila en su casa de Solymar entre durazneros, limoneros y naranjos. Tenía rutinas típicas de su edad y compartía la vida con sus siete hermanos y sus padres. Pero fue presentarse al Elite Model Look y la vida le cambió. Enseguida se abrieron muchas puertas, llegaron los viajes y el ingreso a un mundo totalmente nuevo. La final de Elite Model Look fue en Praga, una oportunidad única para ser vista por agencias de todo el mundo.

Rápidamente Pía se encontró trabajando en Nueva York, aprendiendo el oficio y a vivir con otras chicas en su misma situación, todas a cargo de una persona mayor. Desfilaba, se presentaba a castings, aprendía, conocía el mundo. Se daba cuenta de la importancia de saber inglés. Luego vino la oportunidad de ir a París a donde fue acompañada por su mamá, y esa instancia fue el comienzo de una carrera vertiginosa de viajes y desfiles. Una carrera no exenta de riesgos e incertidumbres, porque cada Fashion Week en la que participó implicó apostar al viaje, a presentarse y jugarse a que las marcas la contratasen.

Su audacia ha sido compensada con un trabajo fluido en distintas capitales del mundo. En distintas Fashion Weeks, muchas de ellas presentadas por Mercedes-Benz, esta mujer flaquísima, de tez muy clara, rostro exótico y pelo dorado, se ha lucido con su andar elegante y decidido.

¿Qué ha sido importante a la hora de enfrentar un mundo cambiante y competitivo? Pía dice que es importante aprender a ser paciente: “son muchos los castings, las esperas en los backstages, las jornadas largas. Hay días muy movidos, y otros que no pasa nada. Los días libres me junto con amigas y recorremos la ciudad, me hice varias amigas, ellas comparten todo conmigo, me entienden. El medio es competitivo, pero en la interna son todas chicas jóvenes que están lejos de su familia, de sus amigos y que de alguna manera necesitan un poco de contención”.

Siempre hay castings, es muy raro que tenga algo fijo, explica, las marcas cambian de modelos en cada desfile. Pía ha trabajado con diseñadores de primera línea como Alexandre Herchcovitch, Nonoo, Custo Barcelona, Josie Natori, Christian Siriano y Venexiana. “Con las marcas trato de ser profesional, ser puntual, hacer lo que esperan de mí. Me cuido físicamente, duermo bien, tengo el pelo sano, las manos arregladas. Uso una crema hidratante todas las noches, hago deporte, como sano y entreno bastante”, agrega.

Desde hace un tiempo está cursando además, una licenciatura en diseño y comunicación visual. “Volver a estudiar es muy bueno, estuve muchos años sin hacerlo”, comenta entusiasmada. En relación con la moda en Uruguay entiende que está creciendo: “Hay un montón de diseñadores jóvenes, se está profesionalizando la moda, hay más agencias, se están haciendo cargo de las modelos de una mejor forma, hay muchas modelos uruguayas trabajando afuera. Antes no había tantas. Y el sector de la moda ha crecido mucho sobre todo por las redes sociales”.

De hecho, aparte de estudiar, Pía está trabajando en un proyecto personal, el blog The Golden Rule, en el cual plasmará toda su experiencia en el modelaje y en el mundo de la moda, con contenidos de lifestyle, fitness, y la cobertura de eventos internacionales desde su mirada como modelo y espectadora. Recientemente estuvo en la Mercedes Fashion-Week de Santiago de Chile y en verano estará trabajando en Alemania.

 

Artículos Relacionados