A veces es fácil caer en frases hechas y una de las preferidas por nosotros, los montevideanos, es: “acá no pasa nada”. Sin dudas el Centro Cultural de España –CCE, Rincón 629– se empecina en contradecir dicha frase. Enmarcada en el mes Duy (mes de diseño de Uruguay), inauguró el pasado junio la exposición BID_16:10 AÑOS, Bienal Iberoamericana de Diseño, la cual reúne más de 400 trabajos ponderando las producciones y premios nacionales y regionales.

 

La BID nace en el año 2007 para mostrar y potenciar el diseño de Iberoamérica. Este evento bienal internacional es convocado y organizado por la Central de Diseño y la Fundación Diseño Madrid (DIMAD); se celebra en Matadero Madrid. Desde su inicio se consolidó como una de las citas más importantes de promoción del diseño contemporáneo que se realiza en Latinoamérica, España y Portugal.

Esta edición, a partir de la propuesta del curador local y diseñador industrial Álvaro Heinzen, se centró en los usos del diseño y no en la clasificación habitual que refiere a los distintos sectores de la industria.

Así es que uno puede encontrarse con las revolucionarias bicicletas en plástico del uruguayo Juan Muzzi, el diseño del logo de los pasados juegos olímpicos en Río de Janeiro, un casco de bicicleta que se pliega en un segundo (¡se puede llevar en cualquier bolso o mochila!) o la colección de ropa inspirada en una obra de arte del gran artista costarricense Manuel de la Cruz.

Desde BID 06 Uruguay tiene presencia permanente; en la actual edición cuenta con 24 trabajos y tres de ellos galardonados. En la categoría Diseño de servicios, la empresa DATA Uruguay recibió una mención por el trabajo “ATuServicio.uy”, herramienta para obtener, visualizar y comparar datos de todos los prestadores de salud de Uruguay, promoviendo la toma de decisiones informadas y la transparencia del sistema. Esta empresa está representada por Agustín Kryger, Flavia Calandria, Fernando Briano, Fabrizio Scrollini y Victoria Esteves. Otra mención se obtuvo en la categoría Diseño integrales/transversales. El galardonado fue Ghierra Intendente (GI), proyecto integrado por Alfredo Ghierra, Carolina Curbelo, Rodrigo Labella, Matías Ferrando y Rodrigo Camy, con la performance de un candidato falso a la intendencia de Montevideo y su gabinete de gobierno. Este colectivo presentó sus ideas y proyectos y tuvieron gran repercusión, llegando a incorporarse en la discusión política en la pasada elección municipal. Por último, en la categoría Diseño y empresa, el estudio Menini Nicola, de Agustín Menini y Carlo Nicola, obtuvo una mención por impulsar proyectos de internacionalización colectiva, formación deproveedores y constante apuesta por el sector.

En diálogo con Álvaro Heinzen, el curador comentó que la muestra presenta un diseño al que no se accede tan fácilmente: “hay cosas para todos los gustos, desde piezas exclusivas de muy cuidada realización a proyectos que buscan ofrecer soluciones ambientales, o proyectos que aportan una forma novedosa de acercarnos a los cambios en la sociedad”.

Entre los trabajos expuestos se pueden ver exponentes locales que desde hace un tiempo vienen recogiendo elogios dentro y fuera del país: el ya galardonado escritorio Nido de Estudio Claro, las reconocibles luminarias de Estudio Diario, el multipremiado banco Street fighter de Elemento, un rack del estudio Menini Nicola, y Atolón de Mororoa, que expone su tipografía diseñada en base a la baldosa 9 panes.

Para el curador, la muestra es un “grandísimo seleccionado de las mejores cabezas de la región puestas a generar cosas nuevas, creativas, desafiantes” y en esto Uruguay es ejemplo con premios en áreas en las que estamos trabajando bien. “En la visión empresarial y la relación con mercados más sofisticados, en el diseño de servicios asociado a código abierto, y en la vitalidad de las organizaciones de la sociedad civil”, agregó.

DATA es uno de los ejemplos que mejor suscribe a lo anterior, trabajando en el uso de datos abiertos y tecnología cívica para contribuir a una sociedad más justa basándose en tres pilares: herramientas sociales para la participación y el uso de datos abiertos, fortalecimiento de comunidades y activismo social. Para esta organización recibir una nueva mención (ya había obtenido una en BID 14) es muy significativo, confirmando que iba bien rumbeada con la importancia y el esfuerzo puesto desde un inicio al diseño.

También los “ayudó a conectar más fuerte con la comunidad de diseño local”, sostuvo Daniel Carranza de DATA. “Es un poco raro que sea un premio internacional que logra eso, pero así fue. Terminamos participando en actividades de la Cámara Diseño de Uruguay, fortaleciendo el vínculo que teníamos con gente del ex-CDI (hoy EUCD, Escuela Universitaria Centro de Diseño) y estoy seguro de que vamos a cosechar eso en proyectos conjuntos en el futuro”, comentó.

Para Alfredo Ghierra, la mención fue un “gran reconocimiento internacional al esfuerzo y las ideas que conforman el proyecto”. Según Alfredo, “GI es una invitación a imaginar la ciudad que queremos, por parte de actores que normalmente no son parte de los equipos de gobierno, como los artistas y los diseñadores”. El artista dijo que, para él, la muestra es “una oportunidad única de echar un vistazo a la creatividad pujante del diseño uruguayo en prácticamente todas sus áreas, de manera de poder tener una fotografía del diseño nacional en este momento en particular”. Y agregó: “al igual que en otras versiones itinerantes de las que el proyecto GI ha sido parte, tanto en Lisboa (Portugal) como en Pamplona (España), la calidad de la propuesta expositiva es siempre excelente y tener la oportunidad de visitarla en un recinto que tanto hace por el arte y el diseño en Uruguay, como el CCE, debería ser imperdible. ¡La recomiendo ampliamente!”.

Para Heinzen, la muestra es un entorno muy estimulante: “sirve para desempolvar muchos preconceptos sobre lo que es y puede hacer Iberoamérica”. Entre otras cosas, destaca que para él resultó muy divertido conocer a las responsables del proyecto ganador del premio Diseño y participación ciudadana “Tejiendo la calle”. Este proyecto abierto de participación ciudadana se puede ver en vivo en la exposición, y consiste en la elaboración de parasoles mediante la técnica de ganchillo XXL que son instalados en las calles de Valverde de La Vera, Extremadura, España, durante la semana cultural y las fiestas de agosto. Las responsables son un grupo de señoras mayores que se pusieron a tejer para su pueblo logrando juntar jóvenes, viejos, varones y mujeres para darle una nueva cara al pueblo. Muchos nunca habían tejido, se estrecharon lazos y se fortaleció la comunidad.

Sin dudas, la exposición puede ser una buena excusa para acercarse al CCE y a través de ello comenzar a conocer una realidad muchas veces silenciosa. Tal como comenta Carranza, la BID 17 puede servir “para terminar de despabilar a cualquier distraído o distraída que crea que en Uruguay no hay una comunidad de diseño sólida, potente y talentosa, que consistentemente genera productos de calidad reconocidos en el exterior”.

En definitiva, aquello de que acá no pasa nada parece no ser tan así.

 

Artículos Relacionados