Fue el sueño de un visionario: Carl Benz, un ingeniero alemán, nacido en un hogar de limitados recursos quien, gracias a la tenacidad de su madre, pudo formarse en mecánica y mostrar su inventiva al crear un vehículo que cambiaría el curso de la historia.

Benz inició sus experimentos sobre motores de combustión en 1877 y casi una dècada después diseñaba lo que hoy se considera el primer automóvil. En realidad se trataba de un triciclo al cual denominó motorwagen (en alemán, auto a motor) y que fue patentado en 1886.

Este primer vehÌculo de tres ruedas lucÌa varios detalles de diseÒo adoptados de la fabricaciÛn contempor·nea de bicicletas. Tanto el chasis como el motor fueron diseÒados por Benz. El novedoso medio de transporte poseÌa un motor mono cilindro de cuatro tiempos que ya incorporaba varios aspectos claves encontrados en los motores a combustiÛn de la actualidad, incluyendo el cig¸eÒal con contrapesos, el encendido elÈctrico y la refrigeraciÛn por agua.

 Para los modelos de la Època, el motor era considerado liviano, de alrededor de 100 kg. El diseÒo de Benz tenÌa un gran volante montado horizontalmente sobre el chasis, pues temÌa que el efecto giroscÛpico de un arreglo vertical interferirÌa en el manejo y la estabilidad del vehÌculo.

Enfriar el motor de combustiÛn interna fue un desafÌo particular, pues al trasladarse no se podÌa enganchar con una fuente de agua fija como era costumbre. Benz optÛ por un simple enfriamiento por evaporaciÛn, adecuado y efectivo para la baja salida del motor. El vapor producido fluÌa hacia el exterior, lo cual hacÌa que el consumo de agua de un viaje fuera considerable.

Benz se pasÛ un buen tiempo experimentando con el encendido antes de llegar a una soluciÛn adecuada dado el bajo voltaje de las baterÌas de la Època. Al final consiguiÛ un mayor voltaje utilizando la bobina de chispa de Ruhmkorff, siendo la bujÌa diseÒada por el propio Benz.

El vehÌculo consumÌa alrededor de 10 km por litro con un tanque de 4,5 litros. El hecho de que la capacidad de almacenar combustible fuera inadecuada para distancias medias, no fue una preocupaciÛn para Benz, pues el objetivo principal era demostrar que su vehÌculo autopropulsado era adecuado para conducir.

El cuerpo del vehÌculo fue conformado y soldado a partir de un tubo de acero y Benz optÛ inicialmente que fuera gobernado por una ˙nica rueda delantera, creando asÌ un vehÌculo de tres ruedas. ReciÈn en 1893 Benz inventÛ la direcciÛn del eje para dos ruedas delanteras, uno de los hitos m·s significativos de la historia del automÛvil.

Benz mismo produjo las tres ruedas de radio de alambre con neum·ticos de goma maciza, similar a los diseÒos de las bicicletas del momento. El asiento tapizado en cuero estaba directamente ligado a la estructura y montado sobre resortes elegantemente contorneados. Una baranda con tapas de cuero en la parte trasera y los costados proporcionaban apoyo adicional.

Para mantener el secreto, las cortas pruebas preliminares fueron hechas en el local de la f·brica en 1885. La primera salida al exterior se realizÛ de noche y durÛ unos pocos minutos pues el coche se parÛ a los 100 metros. En cada prueba subsiguiente, poco a poco los metros se convirtieron en miles. Benz recuerda en sus memorias: ìProbablemente logre una velocidad de 16 km por hora con el vehÌculo. Mi confianza crecÌa con cada prueba, pero a la vez me daba cuenta de nuevas posibilidades de mejora. En enero de 1886 estaba pronto para patentar el automÛvil.î En su primera salida p˙blica, el 3 de julio de 1886, su hijo Eugen corriÛ junto al vehÌculo con una botella de gasolina para ìllenar el tanque si se vaciaba de combustibleî.

Luego de patentar este modelo, Benz siguiÛ r·pidamente construyendo otros, agregando pequeÒas mejoras al original. El tercer modelo patentado, de 1888, fue suficientemente mejorado para salir a la venta al p˙blico en general, logr·ndose colocar 25 unidades. Uno de estos coches se ha mantenido en su condiciÛn original, perteneciendo al Science Museum de Londres desde 1913.

Artículos Relacionados