Cosecha Colinas de Garzón

El otoño es tiempo de cosecha en los campos de olivos. A principios de marzo Colinas de Garzón comenzó con esta actividad en su establecimiento modelo ubicado en las sierras, al norte del departamento de Maldonado, a pocos kilómetros de Pueblo Garzón.

Es el momento cúlmine de la producción, luego de pasar por varias etapas de crecimiento en danza con la naturaleza, con la asistencia de la tecnología y diversos productos cuando se trata de evitar plagas y otros problemas. Primero la etapa de la plantación —según las variedades los árboles pueden durar en crecer entre unos 5 y 7 años—, luego el cuidado que implica fertilización de los árboles, poda, aplicación de agroquímicos con un gran manejo fitosanitario para evitar que haya trazas de productos químicos en el aceite. La idea de Colinas de Garzón es exportar a Estados Unidos, un mercado muy exigente en cuanto a las trazas, por lo cual se está apuntando a tener un porcentaje bajísimo —casi nada— de trazas.

En este tiempo de cosecha, en primer lugar se cosecharon las aceitunas de mesa que requieren un procedimiento más cuidado para que lleguen sanas al proceso de envasado. Se trata de un procedimiento ancestral; se las recoge a mano, de a puñados, y se las va volcando en un morral. Luego pasan a un cajón para trasladarlas a la planta. La aceituna de mesa se saca bien verde, es una variedad más temprana, por eso se quita antes de las que se destinan a hacer aceites. En ese proceso trabajan unas 20 personas.

Las distintas variedades proceden de España e Italia. En total, Colinas de Garzón tiene unas 600 hectáreas de cultivos de oliva, unas 300 son de plantas chicas y las otras 300, plantas grandes. Los primeros árboles se plantaron en el año 2001.

En la cosecha de olivas para aceite trabajan unas 80 personas incluyendo tractoristas. De 100 kg de aceitunas se extraen 10 kg de aceite. En lo que va del año llevan cosechados uno 500.000 kg y la idea es cosechar 1.2 millones este año. La estimación inicial era de 2 millones pero la sequía hizo que se llevaran a la baja las estimaciones.

Se trata de un aceite de excelente calidad, muy prensado. Las condiciones de clima templado de Uruguay hace que se logre un aceite muy estable en la parte química. No en vano este aceite ha obtenido muchísimos premios. La aceituna para aceite se cosecha y a las tres horas está en la almazara lista para ser procesada lo que influye notablemente en la calidad. En España, en muchos casos se trabaja de modo cooperativo lo que hace que las aceitunas deban esperar mucho para ser procesadas.

Hay varias maneras para retirarlas de los árboles: por un lado están los tractores vibradores que llevan una pinza adelante que agarra al árbol y lo hace vibrar con lo cual la aceituna cae a una lona. Está también la cosecha side by side donde va la máquina vibradora por un lado y por otro una máquina que recoge las aceitunas que caen. Luego de estos procedimientos se puede pasar el peine eléctrico (una vara mecanizada con varias púas) que sirve para repasar lo que no llegó a hacer caer con el tractor vibrador. A esto se le denomina el “ordeñe” del árbol.

Todas estas actividades forman parte del calendario productivo de Agroland pero es posible formar parte de ellas pues este año se lanzó el Festival de la Cosecha que se va a desarrollar de abril a junio. Se trata de un programa dirigido a todo público que comienza en la plantación, donde se puede participar de la cosecha. Luego se presenta la planta boutique de elaboración del aceite de oliva, y se exhibe una película sobre los orígenes y la cultura milenaria de los olivos. Para coronar la jornada, una degustación de  aceites extra virgen acompañados por panes de campo caseros y música de cuerdas en vivo.

Artículos Relacionados