Nueva Clase E

 

La nueva Clase E representa un nuevo paso adelante de Mercedes-Benz ya que va hacia la décima generación de berlinas de alta gama, marcada por importantes innovaciones tecnológicas y un diseño estilizado. Incorpora una nueva generación de motores diésel de diseño ultraligero y tecnología con nuevos estándares de eficiencia en su segmento así como una suspensión multicámara opcional para una mejor conducción y habitabilidad al volante. Entre sus novedades más destacadas se encuentra el servofreno de emergencia activo, una función que alerta al conductor ante un riesgo de colisión inminente y frena el vehículo en forma autónoma. En Uruguay está disponible en sus versiones E 250 Avantgarde; E 300 Avantgarde; E 400 4MATIC Avantgarde y Mercedes-AMG E 43 4MATIC. En el caso del E250 Avantgarde el precio va desde USD 89.990.

Una clase inteligente. ¿Hasta qué punto es posible fabricar un automóvil inteligente? La respuesta está a la vista. Muchos sensores, cámaras y sistemas de asistencia a la conducción están en condiciones de reconocer situaciones complejas de conducción y pueden intervenir para asistir al conductor, en parte incluso de forma autónoma. De ese modo se alivia sensiblemente la tarea del conductor y es posible reducir la gravedad de muchas situaciones de peligro o incluso evitarlas. Pero una conducción inteligente y avanzada significa y permite mucho más. Especialmente una interconexión en red del hombre con su vehículo y su entorno vital. Hoy en día es ya posible controlar muchos sistemas de un modo fascinante e intuitivo mediante gestos, o disfrutar de una visibilidad completamente nueva gracias a las innovadoras tecnologías de alumbrado led.

Claridad sensual. El nuevo Clase E es un coche sofisticado, cuya distancia entre ejes ha crecido 65 milímetros, y con una longitud total 43 milímetros superior a la de su predecesor. Con un capó prolongado, la silueta evoluciona hacia una trasera con tintes de coupé. Manteniendo la forma característica de un modelo que representa el ADN de Mercedes-Benz, la Clase E se muestra poderosa y dinámica.

El nivel de exigencia de la nueva Clase E se aprecia rápidamente. El capó largo y tendido, faros en posición erguida y un diseño frontal que acentúa la anchura con amplias tomas de aire son una promesa de deportividad refinada. Junto al equipamiento de serie es posible elegir tres líneas de equipamiento.

La línea EXCLUSIVE Exterior, lujosa y moderna, incluye un paragolpes frontal de diseño mejorado, un revestimiento clásico del radiador, la estrella Mercedes sobre el capó, molduras cromadas adicionales y llantas de aleación de mayor formato.

La línea AVANTGARDE Exterior acentúa el dinamismo y la deportividad del exterior. Por ejemplo, con llantas de aleación de mayor tamaño, un paragolpes frontal de diseño autónomo y elementos de diseño en cromo y aluminio.

La AMG Line Exterior ofrece más deportividad y prestaciones más elevadas gracias a una serie de equipos perfectamente armonizados entre sí, desde el dinámico kit estético AMG y las llantas de aleación AMG hasta el tren de rodaje AGILITY CONTROL de altura rebajada.

 

Confort en el habitáculo. El interior de un automóvil es el reflejo de nuestro nivel de exigencias. Revela cómo vivimos, cómo trabajamos, cómo disfrutamos y cómo nos comunicamos. En la nueva Clase E de Mercedes-Benz, la respuesta a estas cuestiones es el lujo moderno. Se lo puede apreciar en la exclusividad perceptible en los equipos de alta calidad o en el espíritu innovador, visible en el nuevo puesto de conducción.

Materiales nobles y refinados, como cuero, madera y metal, componen el confortable habitáculo interior, que está iluminado con luces led de 64 colores. La parte trasera presenta las luces en una sola pieza, lo que otorga al vehículo una iluminación adicional derivada de su tecnología reflectora.

Otro de los puntos fuertes de la Clase E se encuentra en los asientos, que con su escultural forma y estilo deportivo refinado ofrecen la mayor comodidad para viajes largos. Cada línea de este modelo cuenta con un diseño único de asientos.

Los modelos disponibles en Uruguay vienen equipados con el nuevo 9G-TRONIC, el primer cambio automático de nueve velocidades con convertidor de par hidrodinámico que se ofrece en el segmento de lujo. Su elevada eficiencia contribuye a reducir el consumo de combustible en hasta un 6,5% respecto a la versión anterior.

 

Más suavidad de marcha con menos combustible. La nueva Clase E promete además el máximo confort de propulsión. Una mecánica que combina ambas facetas con solvencia es una obra de arte de la ingeniería.

Por otra parte, la tecnología ultramoderna de cambios que posee es la clave de una experiencia de conducción extraordinariamente armoniosa. El equipo más destacado es el cambio automático de 9 velocidades 9G-TRONIC. Se trata de una transmisión desarrollada por Mercedes-Benz que garantiza cambios de relación casi imperceptibles, así como tiempos de reacción y de cambio especialmente cortos, que redundan en mayor confort, mayor dinamismo de conducción y mayor eficiencia.

En cuanto al tren de rodaje de serie, brinda ya un balance perfecto entre deportividad y confort. El equipo de suspensión neumática opcional AIR BODY CONTROL cuenta con regulación progresiva de la amortiguación lo que permite adaptar la sensación de conducción a las preferencias personales con mayor precisión.

Entre las cuatro versiones que llegan a Uruguay está el Mercedes-AMG E 43 4MATIC, que se destaca por ser la variante más poderosa del sector de vehículos ejecutivos. Esto se demuestra en la capacidad de su motor preparado por AMG, con una potencia máxima de 401 cv.

El nuevo modelo alcanza los 100 km/h en apenas 4.6 segundos, pero la potencia no deja de lado la eficiencia, por lo que consume menos gasolina y tiene menos emisiones perjudiciales para el medio ambiente. Además, cuenta con un sistema de suspensión de cámaras de aire múltiples, que provee mayor comodidad y una dinámica de manejo deportivo.

Un rasgo permanente en Mercedes-Benz: la seguridad. Pocos aspectos estimulan tanto a los ingenieros de Mercedes-Benz como la investigación en nuevas tecnologías de seguridad. Ya en los años cincuenta establecieron un primer hito en la búsqueda de la seguridad integral con la creación del habitáculo indeformable de seguridad, inventado por Béla Barényi. En la actualidad no es sino una pieza más dentro del concepto integral de seguridad que aproxima a los vehículos de Mercedes-Benz a nuestro objetivo prioritario: una conducción sin accidentes.

El concepto integral de seguridad de Mercedes-Benz divide la seguridad vial en cuatro fases.

Fase 1: conducción segura.

La mayoría de los accidentes empiezan mucho antes de que se produzca una colisión: una distracción, falta de visibilidad o un peligro imprevisto. El concepto de seguridad de Mercedes-Benz contribuye a que los viajes sean seguros con numerosas medidas que favorecen una conducción relajada en condiciones normales y le ayudan a enfrentarse con éxito a situaciones críticas.

Fase 2: ante un peligro. Mercedes-Benz es sinónimo de seguridad en la conducción. Por ello, nuestros vehículos asisten a los pasajeros también en situaciones críticas de marcha. Para que prácticamente todos los viajes sean buenos.

Fase 3: en caso de accidente. Los automóviles de Mercedes-Benz incorporan numerosos sistemas de seguridad destinados a evitar accidentes. Si esto no es suficiente para impedir un siniestro, entran en acción amplias medidas encaminadas a garantizar la máxima protección a los ocupantes del propio vehículo y a terceros involucrados.

Fase 4: tras un accidente. A fin de reducir los daños derivados de un siniestro y facilitar la evacuación de las personas afectadas entran en acción diversas medidas en función del tipo y la gravedad de la colisión.

 

Artículos Relacionados