Más inteligente y acogedora, la pieza central de Mercedes-Benz

Mercedes-Benz está dando forma a la próxima generación de movilidad individual con innovaciones que se centran en las personas. La nueva Clase S puede ser experimentada con los sentidos –vista, tacto, oído y olfato– al tiempo que ofrece numerosas innovaciones en las áreas de asistencia al conductor, protección e interacción. Utiliza, por ejemplo, la digitalización para responder con empatía a las necesidades y deseos del conductor y los pasajeros.

 

El lujo moderno alcanza un altísimo nivel en el interior de la Clase S. Los diseñadores han creado un ambiente agradable con carácter lounge marcado por la elegancia, la alta calidad y la ligereza. Destaca especialmente el tablero con su nueva arquitectura, un diseño de superficie moderno y disposición ergonómica de la pantalla. Pero el aspecto de sentirse bien es aún más profundo: se percibe en la alta calidad de conducción y los bajos niveles de ruido, así como en la amplia gama de programas ENERGIZING Comfort en el que se incluye un eficaz sistema de filtrado de aire.

El nuevo Mercedes-Benz Clase S se ha vuelto más inteligente en muchas áreas. A las innovaciones digitales como MBUX (Mercedes-Benz User Experience) se suman otras que aumentan el placer de conducir y lo hacen aún más seguro: entre ellas se encuentran la dirección del eje trasero con un gran ángulo de dirección e innovaciones de seguridad como el airbag trasero. Como nueva función de PRE-SAFE® Impulse Side, la suspensión activa E-ACTIVE BODY CONTROL puede elevar la carrocería del vehículo (en ambos lados) justo antes de un impacto lateral inminente. Tras un mayor desarrollo sistemático, los sistemas de asistencia a la conducción son un paso más hacia la conducción autónoma. Gracias a los sensores ambientales mejorados, por ejemplo, los sistemas de estacionamiento brindan al conductor un apoyo aún mejor cuando maniobra a baja velocidad. La integración en MBUX significa que el nivel de visualización ahora ha entrado en una dimensión completamente nueva.

La Clase S representa la fascinación de Mercedes-Benz y es su pieza central: la legendaria experiencia en ingeniería y una herencia de artesanía se unen a la innovación digital progresiva. Nótese que combina la inteligencia artificial con la experiencia adquirida en 135 años de ingeniería automotriz. Hace unos 70 años, Mercedes-Benz sentó las bases de esta serie de modelos con el modelo 220. Desde su lanzamiento al mercado en 1951, se han vendido más de 4 millones.

Se han entregado berlinas Clase S a clientes de todo el mundo. La designación «Clase S» se introdujo oficialmente con la serie 116 en 1972. En los últimos 10 años, la Clase S Berlina ha sido particularmente popular en China, Estados Unidos, Corea del Sur y Alemania. Con todo, desde el lanzamiento de la generación que ahora se encuentra en su fase de agotamiento, se han vendido más de 500.000 Clase S Berlina.

La tasa de fidelización de esta serie de modelos es especialmente alta. Por ejemplo, alrededor del 80% de los clientes en Europa Occidental que anteriormente conducían una Clase S optaron una vez más por un modelo Mercedes-Benz. En Estados Unidos, más del 70% lo hace. En todo el mundo, la Clase S Berlina se vende principalmente en la versión con batalla larga: alrededor de 9 de cada 10 clientes optan por esa versión.

Ninguna otra innovación en los últimos años ha cambiado tan radicalmente el funcionamiento de un Mercedes-Benz como MBUX (Mercedes-Benz User Experience). La segunda generación de este sistema con capacidad de aprendizaje debuta ahora en la nueva Clase S. El interior del vehículo es aún más digital e inteligente, ya que tanto el hardware como el software han logrado grandes avances: las pantallas brillantes que pueden venir hasta en cinco pantallas grandes, en parte con tecnología OLED, facilitan aún más el control del vehículo y las funciones de confort. Las posibilidades de personalización y operación intuitiva se han vuelto mucho más amplias. Esto ciertamente se aplica en la parte trasera, pero también para el conductor: por ejemplo, la nueva pantalla del conductor en 3D permite una vista espacial con solo tocar un botón por primera vez. Se consigue un efecto tridimensional real sin necesidad de utilizar gafas 3D.

Dos pantallas de visualización frontal (HUD) diferentes están disponibles a pedido. El HUD más grande proporciona contenido de realidad aumentada (AR). Al navegar, por ejemplo, las flechas de desvío animadas («espinas de pescado») se proyectan de manera virtual y precisa en el carril de la carretera. Para las funciones de asistencia se muestra, por ejemplo, información del Asistente de distancia activo. La imagen aparece prácticamente a una distancia de 10 metros. El área de visualización corresponde a un monitor con una diagonal de 77 pulgadas.

El asistente de voz «Hey Mercedes» es aún más capaz de aprender y dialogar mediante la activación de servicios en línea en la aplicación “Mercedes me”. Además, ciertas acciones se pueden realizar incluso sin las palabras claves de activación «Hey Mercedes». Estas incluyen aceptar una llamada telefónica. «Hey Mercedes» ahora también explica las funciones del vehículo y responde preguntas de conocimiento general. En la Clase S, el asistente de voz también se puede controlar desde la parte trasera.

Usando cámaras en el panel de control del techo y algoritmos de aprendizaje, MBUX Interior Assist reconoce y anticipa los deseos e intenciones de los ocupantes. Lo hace interpretando la dirección de la cabeza, los movimientos de las manos y el lenguaje corporal, y responde con las funciones correspondientes del vehículo. Además de mejorar la comodidad operativa, MBUX Interior Assist mejora la seguridad. Incluso antes de que comience el viaje, notifica al conductor si la cámara ha detectado un asiento para niños cuyo cinturón de seguridad no está abrochado, por ejemplo.

Con la función MBUX Smart Home, la Clase S ahora también se convierte en un centro de control para el hogar, porque los hogares de muchas personas son cada vez más inteligentes: la inteligencia móvil garantiza la máxima comodidad operativa desde lejos. La WLAN y los sensores hacen que el hogar sea capaz de comunicarse: la temperatura y la iluminación, las persianas enrollables y los electrodomésticos se pueden monitorear y controlar de forma remota. Los detectores de movimiento y los contactos de las ventanas informan al usuario de los visitantes bienvenidos o no deseados.

La Clase S siempre ha sido un lugar para viajar cómodamente y trabajar relajado. Con la nueva generación, el interior ha evolucionado por completo hacia un «tercer lugar», un refugio entre el hogar y el lugar de trabajo. Casi todas las dimensiones relacionadas con la comodidad de ambas variantes, la Clase S con batalla corta y larga, se han mejorado en los asientos delanteros y traseros. En consecuencia, la sensación de espacio es generosa.

Artículos Relacionados