La Ruta 12 nace en la ciudad de Nueva Palmira y recorre desde el oeste atravesando el departamento de Colonia. Sigue con discontinuidades por Florida, llega hasta Minas donde vira hacia el sur, bordea la Laguna del Sauce y desemboca en el intercambiador Lussich de la Ruta Interbalnearia. Es este último tramo de la ruta que lleva el nombre del expresidente Luis Alberto Lacalle, tan solo una veintena de kilómetros, el que se ha hecho famoso por su bello paisaje quebrado, las casas de campo, la combinación de cerros, vides y olivos, barrios privados, haras, bodegas y distintos emprendimientos que invitan a detenerse.

El camino se despliega sinuoso entre las sierras de Carapé y de Minas. El paseo comienza con el siempre atrapante Arboretum Lussich que bien vale la pena recorrerlo a pie. Pasando el tradicional hotel Las cumbres, una de las primeras paradas puede ser la bodega Altos de la Ballena a la altura del kilómetro 16. Una pequeña bodega creada a comienzos del milenio cuyos vinos se venden en tiendas especializadas, espacios gourmet y en los mejores restaurantes. Un amplio espacio de degustación mira desde lo alto al imponente paisaje.

Muchas de las chacras que se ven a los lados de la ruta pertenecen a uruguayos y extranjeros, entre ellos, muchos europeos. A 30 kilómetros de la costa se encuentra Pueblo Edén, una localidad típica del interior, donde hay más animales que gente y un aire muy tranquilo. Se hizo famoso en 2007 cuando el estilista Roberto Giordano compró allí un terreno y habló reiteradamente del lugar en sus desfiles.

En el pueblo hay un par de propuestas gastronómicas interesantes: La Posta de Vaimaca y La casita de chocolate. La primera tiene algunos años; la propuesta es sencilla, se sirven pastas, conejo y cordero, en medio de la naturaleza. Los postres se pueden probar en La casita de chocolate. Una acogedora construcción de barro recibe a los visitantes que son atendidos por la antigua moza de La Posta de Vaimaca. Sus delicias incluyen chocolates, hierbas y otras potentes combinaciones.

Otro lugar en el cual se puede almorzar y hospedarse es Sacromonte, que queda a pocos kilómetros del pueblo. Se trata de un landscape hotel que se atiene a un concepto arquitectónico muy singular, basado en módulos tecnológicos armónicamente integrados al entorno. El Estudio Mapa tuvo a cargo este proyecto que se integra al espacio natural a través de lo que ellos llaman “capas de significado”. Un paisaje que ha sido resaltado con cuidado por parte del paisajista Roberto Mulieri y en el que se incluyen elementos que potencian el entorno y llevan a recorrer el lugar con otro estímulo. Así, hay una bellísima capilla minimalista con un Virgen traída de Mendoza; calidoscopios enormes a través de los cuales se ve una realidad distorsionada; se luce una mesa de 12 metros por tres de ancho de una sola pieza en la ladera del cerro, entre otros elementos que amplifican el encanto del lugar.

También sobre la Ruta 12, en el km 24, en un sitio donde antes había un almacén, funciona desde hace poco tiempo un restaurante puertas adentro y al aire libre, Tu pedacito de cielo. Se trata de un emprendimiento familiar, llevado adelante por los descendientes del viejo dueño que había comprado el campo en 1950. Una propuesta gastronómica interesante, llevada adelante con la experiencia en hoteles de Punta del Este, donde se puede disfrutar también de un ambiente distendido y natural, con caballos, música, fogones y muy buena onda. Es de los pocos lugares que abre de noche.

La zona del Edén es especial de por sí y no es casual que se críen caballos. Próximo al pueblo está el Haras Las tordillas, que también funciona como un lodge inserto en la naturaleza donde es posible descansar, salir a cabalgar en caballos árabes y disfrutar plenamente del lugar.

 


En las cercanías se encuentra Lote 8, una almazara de última generación. En unas 100 hectáreas hay plantados cerca de 40.000 árboles. Allí la recogida sigue siendo un proceso artesanal. A partir de distintas variedades elaboran dos blends, uno suave y el otro intenso, que comercializan a través de dos marcas, Lote 8 y La Repisada. Previa reserva se puede visitar y realizar una degustación.

Tomar la Ruta 12 puede ser una experiencia diferente y con sorpresas. Conviene planear mínimamente el paseo para saber de antemano qué lugares visitar.

 

Artículos Relacionados