En el soberbio Edificio Celebra de Zonamérica se encuentra desde hace un lustro el restaurante El jardín nacido al mismo tiempo que el edificio. Ubicado en el subsuelo, con abundante luz natural y un entorno pleno de plantas y madera, funciona este restaurante corporativo que está cuidadosamente alineado con el edificio y el clima de este complejo profesional.

La ambientación es contemporánea, con piso gris de gran calidad en el que se reflejan las personas, mucha madera clara de líneas puras, una fuente que refresca el ambiente sonoro, pequeñas plantas con palabras poderosas sobre cada mesa, juegos de luces naturales que llaman la atención; en suma, un ambiente cálido y atractivo, con muy buena vibra, que se anima con la llegada de los comensales.

Una parte del restaurante es exterior con un extenso jardín vertical, el primero de Uruguay. Cuenta con más de 6.000 ejemplares de plantas autóctonas que cubren una pared de cinco metros de altura y 50 metros de largo. Este jardín sigue la línea de compromiso con el medio ambiente que caracteriza al Edificio Celebra, purificando el aire, filtrando el agua de lluvias y protegiendo al edificio de variaciones térmicas.

La gran cocina se encuentra a la vista detrás de una bella barra de mármol claro. Enfrentada a la impactante escalera de vidrio que conduce al nivel del mar está la boutique, la novedad que presenta El jardín en el último tiempo.

Desde hace unos meses se cuenta con nuevo chef: Emiliano Lez llegó de Carmelo, donde se desempeñaba como subchef en el Hotel Hyatt, que debió cerrar transitoriamente debido a la pandemia. Egresado del ITHU, Lez tuvo un pasaje por Café Misterio y La Corte. Consultado sobre los cambios que ha implementado en este tiempo, responde que tienen que ver más con hacer las cosas de una mejor manera, cuidando mucho la elaboración propia, saber de dónde vienen los productos y qué tipo de manufactura tienen.

En el restaurante se trabaja con un menú sencillo de muy buena calidad, apuntando principalmente al abastecimiento con proveedores nacionales y de la zona. Se realiza un atento control de los productos, buscando conocer su trazabilidad, en especial en lo que refiere a carnes, verduras y los verdes de hidroponía. Muchos de los productores son de Canelones, y se está muy cerca del nuevo mercado. Trabajan con una carnicería confiable y toda la pesca que ofrecen es artesanal; se manejan solamente con salmón ahumado, por ejemplo. Además de la calidad, se cuida la estética, la presentación de los platos, pese a ser platos de mediodía.

 

La idea es ofrecer calidad, variedad y que sea saludable. “Los clientes son muy familieros, les gusta conversar”, comenta Lez. “Enseguida les llamó la atención lo que estábamos haciendo y se arrimaron a preguntar. Les hacemos ciertos mimos a las personas que vienen seguido, les enviamos obsequios, conservas, hongos, pickles.

Parte de las charlas es comunicarles qué es lo que están comiendo. Muchas veces piensan que hacer dieta es comer ensalada. Ahí es cuando más intervengo diciendo, por ejemplo, que pueden comer sin problema un trozo de bife ancho, que la cantidad que les vamos a servir es la adecuada. Nuestra pesca es fresca y no compramos pescados grasosos. Eso es parte de la conversación. Estamos haciendo todo lo posible para cuidarlos y que no coman siempre lo mismo”.

Al ser un restaurante corporativo se busca que sean platos livianos, “comida de hogar con la más alta calidad”. Un plato muy rico es la polenta montada con queso Brie de Narbona y bondiola braseada desmenuzada. O la ensalada Cobb, clásica de Nueva York, que reversionan con pollo orgánico. Otras opciones incluyen el bife ancho servido con espárragos y puré de boniato cocinado al horno y caramelizado.

Cocinan mucho con el horno Josper: las carnes, los pollos, las verduras ahumadas, los ajíes en conserva. Entre los postres destaca el volcán de dulce de leche Narbona. Hay también crême brûlée, flan con leche condensada, ensalada de frutas. Y para culminar, café Culto.

Antes de partir conviene darse una vuelta por la boutique y elegir uno de los panes de masa madre que viene logrando una consistencia y sabor destacables. Hay también conservas y lemoncello, todo elaborado en casa. El restaurante está abierto de 13 a 15 pero es muy posible volver al ser invitado a un evento, a una presentación o networking donde el encuentro se da en un marco muy disfrutable.

En sintonía con el wellness

El Edificio Celebra es una construcción de vanguardia diseñada por los arquitectos Carlos Ott y Carlos Ponce de León que sigue las nuevas tendencias en diseño, tecnología y arquitectura. Se trata del primer y único edificio con certificación Leed Gold en el Uruguay, otorgado por la USGBC (United States Green Building Council). En medio del verde se erige este volumen de siete pisos y subsuelo que incorpora diversos espacios para satisfacer las necesidades de los clientes con un centro de negocios, auditorio, un banco, una cafetería y el restaurante El jardín, ubicado en el subsuelo. “El restaurant El jardín es de clase mundial porque Zonamérica tiene clientes de clase mundial, de alta eficiencia, y todo lo que se propone en la propuesta de Celebra también es de ese nivel”, explica Martín Dovat, gerente general de Zonamérica. “Por eso se propone un campus, un edificio y una propuesta gastronómica en esos estándares que se pueden encontrar en las ciudades más exigentes del mundo. Zonamérica tiene altos ejecutivos de un perfil muy internacional que viajan mucho por negocios. Ese nivel de empatía, tanto con las empresas como con su staff y sus clientes, ese proceso de entenderlos, es lo que lleva a una propuesta de valor como es El jardín en el Edificio Celebra. Los clientes exigen no solo altos estándares en el edificio construido, sino también un especial respeto y una conciencia por el medio ambiente. Y se exige cuidar mucho el bienestar de los empleados. La gente cada vez cuida más lo que come; la tendencia del wellness abarca no solo la calidad de aire, de iluminación natural sino también la calidad de nutrición. Por último, la calidad de espacio físico, la gente puede salir a caminar por el campus”.

Artículos Relacionados