La zona de confort como fuente de inspiración

Por Rodrigo Barcia

La nueva Clase C ostenta dimensiones claramente dinámicas, incluso a vehículo parado, fruto de la combinación de un voladizo delantero corto, una batalla larga y el voladizo trasero. Este ímpetu, perceptible a primera vista, está subrayado por el deportivo capot con resaltes longitudinales. El parabrisas y el habitáculo adoptan una posición más atrasada. Los especialistas denominan cab-backward-design a estas proporciones clásicas. La anterior generación de esta serie supuso ya un importante salto cualitativo en cuanto al valor intrínseco del habitáculo. En el habitáculo se han adoptado algunos aspectos destacados de la nueva Clase S, si bien interpretados en una clave más deportiva.

La parrilla del radiador típica de la marca define la fisonomía del frontal. Todos los modelos poseen una estrella central, mientras que la ejecución y el efecto óptico de la calandra muestran diferencias en sus detalles. El modelo básico cuenta con una estrella central con lamas. En la versión Avantgarde (C 180) se añaden elementos ornamentales en las lamas y un marco cromado en torno a la calandra del radiador y el faldón. Un distintivo que permite identificar a los vehículos con la línea AMG Line (C 300) es la parrilla de efecto diamante en diseño de estrella en cromo.

El tablero de instrumentos consta de dos secciones, una superior y una inferior. La sección superior es un perfil en forma de ala con nuevos difusores redondos, más planos que hasta ahora, que recuerdan a las barquillas de los reactores de una aeronave. La sección inferior incluye un elemento de adorno de generosa superficie. Este componente se prolonga sin solución de continuidad desde la consola central hasta el tablero de instrumentos. Otro rasgo que acentúa el carácter deportivo es la disposición de determinados componentes en torno al conductor. El tablero de instrumentos y el visualizador central están orientados ligeramente hacia él, en un ángulo de seis grados.

En el puesto de conducción destaca la pantalla LCD de alta definición. Este visualizador exento parece flotar por delante del perfil de ala y la superficie del elemento de adorno. De ese modo, el visualizador del conductor se distingue claramente de los puestos de conducción tradicionales con relojes clásicos. Los compradores pueden elegir entre una ejecución de 10,25 pulgadas (26,0 cm) y otra de 12,3 pulgadas (31,2 cm).

El visualizador central refleja, asimismo, el cambio de paradigma en el marco de la digitalización progresiva. Las funciones del vehículo pueden controlarse por medio de una pantalla táctil de alta calidad. Su formato vertical ofrece ventajas patentes, sobre todo para la navegación. La pantalla táctil parece también suspendida por encima de la superficie del elemento de adorno. Al igual que sucede con el tablero de instrumentos, la superficie de la pantalla está orientada ligeramente hacia el conductor. El visualizador central cuenta de serie con una pantalla de 9,5 pulgadas (24,1 cm) de diagonal. Como equipo opcional está disponible una versión con pantalla de 11,9 pulgadas (30,2 cm) de diagonal.

Al igual que la nueva Clase S, la nueva generación de la Clase C equipa la segunda generación del sistema de infoentretenimiento MBUX (Mercedes-Benz User Experience). El habitáculo es aún más digital y más inteligente, pues tanto el hardware como el software han experimentado un gran salto cualitativo. Las pantallas LCD muestran imágenes brillantes que facilitan el control de las funciones del vehículo y de confort.

El visualizador del conductor y el visualizador central transmiten una vivencia estética cabal. Las informaciones se visualizan de forma estructurada y ordenada en las pantallas. Mercedes-Benz ha desarrollado un nuevo canon estético para los visualizadores, introducido con la Clase S, que sirve ahora de base para mostrar la información en los nuevos modelos. Es posible seleccionar entre tres estilos de visualizado (clásico, deportivo, discreto) y tres modos (navegación, asistencia, servicio) para personalizar la apariencia de las pantallas.

En relación a la seguridad disponible, utiliza la generación más reciente del paquete de asistencia a la conducción aporta funciones adicionales y perfeccionadas en comparación con la anterior generación de la Clase C. El conductor queda exonerado de algunas tareas, y la conducción en situaciones cotidianas resulta aún más confortable y más segura. Si se reconoce un peligro, numerosos sistemas le ayudan a reaccionar correctamente a una colisión inminente. De serie lleva al sistema ATTENTION ASSIST que puede detectar síntomas típicos de fatiga analizando el comportamiento del conductor y advertir un aumento del cansancio o faltas de atención, así como también ofrece el servofreno de emergencia activo formado por advertencia de distancia y advertencia de colisión, con asistencia al frenado en función de la situación y función autónoma de frenado ante vehículos precedentes y peatones cruzando la vía y servofreno de emergencia BAS, con aumento de la fuerza de frenado si se detecta una frenada de emergencia.

Los dos motores disponibles operan con sobrealimentación por medio de un turbocompresor y, por primera vez, también con la asistencia inteligente de un alternador arrancador integrado (ISG) en el margen bajo de revoluciones. Esta función los convierte en modelos híbridos parciales (Mild-Hybrid) de segunda generación EQ Boost, y es la clave de un desarrollo de la potencia.

El ISG trabaja en interacción con la red de a bordo de 48 voltios, que permite implementar funciones avanzadas como planeo, boost o recuperación y conduce a una reducción clara del consumo. Al mismo tiempo, los motores arrancan de forma muy rápida y confortable, de modo que el conductor no percibe prácticamente la parada y el arranque del motor, ni la transición del modo de planeo con motor apagado a la propulsión mecánica con toda la potencia del propulsor. En el régimen de ralentí, la interacción inteligente del ISG con el motor de combustión interna es la clave de una suavidad de marcha sobresaliente.

Para el mercado uruguayo, las configuraciones mecánicas son dos: C 180 Avantgarde y C 300 AMG Line. La primera utiliza un impulsor de 1.496 cc de cilindrada, inyección directa con turbocompresor con 170 cv de potencia disponibles entre las 5.800 y 6.100 rpm. Produce un torque máximo de 250 Nm entre las 1.800 y 4.000 vueltas. Va asociado a la caja automática secuencial de nueve velocidades denominada 9G-TRONIC PLUS.

En tanto que la variante C 300, se vale de un impulsor de 1.999 cc de cilindrada, inyección directa con turbocompresor con 258 cv de potencia disponibles a las 5.800 rpm. Produce un torque máximo de 400 Nm entre las 2.000 y 3.200 vueltas. Con la caja automática secuencial de nueve velocidades denominada 9G-TRONIC PLUS.

Artículos Relacionados